Os nove pentes D'África por *Dulce Reyes Bonilla

“A morte, João, chega para todos os vivos: animais, plantas, gente, até para a água. Quando ela alcança alguém próximo e querido, é um sinal para corrigir coisas desandadas na jornada, ou para afirmar o caminho certo, se as coisas estiverem bem. O importante é encarar a morte como passagem para um tempo de melhor-viver. Se as estradas por onde andamos estão feias e nubladas, sujas e espinhosas, é hora mudar de lugar, procurar o sol, os pássaros, as flores. Mas se estão bonitas, floridas, ensolaradas, além de permanecer nelas e desfrutar de todas as belezas e cores, devemos convidar mais gente para fazer o caminho ao nosso lado.” _________________________________________ La muerte de Francisco Ayrá/Francisco Quintiliano y la subsiguiente entrega de los peines escultos por este humilde y brillante artista--por medio de su esposa Berna—es el centro de este bello regalo literario. Con este legado, la herencia a sus nietas y nietos, se desata Os Nove Pentes D’Africa, de la escritora Cidinha Da Silva, brasileira, mineira—para ser más precisa. La historia—organizada alrededor de la muerte de un patriarca y los cuentos familiares a los que su partida nos expone—parece no ser novedad. Pero este conocido comienzo, la muerte para hablar de la vida, es lo único común de esta historia. Con sus vivas imágenes y sus elocuentes melodías Pentes parece ser más poesía que prosa, y para nuestra suerte como lectoras y lectories, no tenemos que elegir. Narrada por Bárbara, hija de crianza de Francisco y Berna, quien no es la nieta con más aňos, pero sí la mayor, Pentes es una obra donde hay enigmas enterrados bajo secretos; bosquejos de historia universal, geografía, arte y cultura popular, cultura global, religión; cuentos que sólo una historiadora de gran calibre tiene la capacidad de entregar al mundo, y en especial a personas Afrodescendientes, cuyos lazos con el pasado nos fueron usurpados por el colonialismo y el tráfico humano transatlántico. Esta historia es nuestro propio Peine de la Conexión, presentado como un gran legado cultural, uno que precisábamos hace siglos y nos es hoy dotado por “Vó Cidinha” quien lo diseňó y lo talló en la madera más fina para cada una y cada uno de nosotras y nosotros. Al leer nos es obvio que Da Silva, al igual que Francisco Ayrá hizo con su descendencia, ha movido a un lado la cortina que cubre nuestras almas y, ahora descubiertas, las ha leído con gran visión y exactitud, recordándonos quienes somos y/o lo que necesitamos. Especialmente para niňas, niňos y jóvenes, la escritora ha dejado un texto lleno de lecciones, una guía para el presente y el futuro, como “um pente-presente para cada um, como uma carta que eles lerão em diferentes momentos da vida.” Biografía de tres generaciones: la abuela Berna y el abuelo Francisco, provenientes de un tiempo cuando los ferrocarriles eran novedad y el “namorar” era otra cosa, reina y rey de epístolas y tierras pasadas, aunque no lejanas; sus hijas e hijos que para perseguir sus sueňos salen del entorno a estudiar o aventurar o se quedan cerca para en el futuro idear, sin saberlo, la preservación artística e histórica de cosas al parecer cotidianas; y las nietas y los nietos, bregando con su identidad racial—uno moldeando su pelo africano y empoderándolo con dreadlocks; otra activamente viviendo el auto-desprecio, rechazando estilos y actitudes que resalten algo indeseable—la negritud; otra orgullosamente rescatando la capoeira; una soňando sueňos poco posibles; otra inconscientemente soňando sueňos que algún dia lo serán, mientras nos narra—esta última--la saga familiar con humor, coraje, y una perspectiva profunda que es rara para sus aňos. Esta dinastía no es sólo una reliquia para Berna y Francisco; es un gran tesoro para la autora. Nada más que amor, consciencia política y compromiso con el pasado y el futuro de su pueblo, hecho posibles a través de su talento y dedicada vocación de maestra sin licencia pedagógica, están detrás de esta conmovedora creación. Las filosofías y oralidades de estos personajes, al contarnos sobre la muerte, sobre la vida, y sobre el pasar del tiempo, al contarnos las historias de viejas y viejos fundadores, de jóvenes que resienten en un momento ser tratados como niňos y al próximo momento como hombres, a la conveniencia de adultos, son todo un imán. Mujeres y hombres con la carga de quienes caen en el medio del ayer y del maňana, vidas complejas que sirven como lupa, para exaltar las preocupaciones de la autora, de esta arquitecta de versos, tejedora de ideas, diseňadora de sorpresas. Ellas y ellos caminan a nuestro lado, en la ruralidad y la urbanidad del siglo XX y en el umbral del XXI y nos llevan de la mano por el mundo, por un mundo africano que muchas y muchos en las Américas desconocemos, y por un mundo moderno, cosmopolita, multicultural que capta con un sentido de identificación a quien lee, sin importar donde se encuentre o su relación con Brasil, donde tienen lugar estos eventos. Os Nove Pentes D’Africa es transcendente, y sobrepasa en particular, barreras idiomáticas y demarcaciones culturales. Temas como la compasión y la esperanza, la justicia, la solidaridad, y el amor y el respeto a la humanidad tienen fuerte presencia en Pentes, valores imprescindibles para generaciones con vidas muy rápidas, y a veces—por ende-- bastante cortas. La autora naturalmente habita el espacio existencial de una artista quien al momento de la obra sirve como puente entre varias generaciones; en especial, tiene un gran don de presentarnos la innegable sensibilidad de jóvenes, algunas nietas y algunos nietos de Berna y Francisco, que obviamente “ya han estado aqui antes!”. Pero es también justo a la medida para quienes estamos aqui por vez primera, y necesitamos luz y guía. Aunque es innegable que Pentes sea un trabajo infantil y juvenil, es una historia para todas y todos, aquellas y aquellos con poca edad y aquellas y aquellos con mucha, quienes podemos haber olvidado la magia de tener pocos aňos y quienes tal vez aún no entendamos la sublimidad de quienes han recorredido varias décadas. Más que todo, Os Nove Pentes D’Africa, será una inspiración vital, para aquellas y aquellos, sin importar la edad, ni la trayectoria, que quieren y buscan ser, y no saben cómo. Barbinha Quintiliano les mostrará no sólo que “si no sabes de donde vienes, no sabes a donde vas”, sino también, algo tan simple como el que podemos ir, aunque nos tome tiempo llegar a este entendimiento. Con la ayuda de las hábiles manos de su intérprete, Cidinha Da Silva, esta travesía sin duda podrá ser menos larga y laboriosa. "Por fim, o primo tirou o pente-baobá da gaveta da escrivaninha construída pelo vô e entregou a ela. Acho que Ana Lúcia demorará a entender alguma coisa sobre aquela árvore de raízes profundas, copa imensa, sombra para várias pessoas ao mesmo tempo. Mas como dizia o vô Francisco, o tempo perguntou ao tempo qual é o tempo que o tempo tem. E cada resposta vem a seu tempo, não adianta apressar". *Dulce Reyes Bonilla es una socióloga, activista, y escritora Afrodescendiente nacida y criada en la República Dominicana hasta los 17 años y residente en Brooklyn, Nueva York desde el 1989.

Exibições: 74

Comentar

Você precisa ser um membro de Correio Nagô para adicionar comentários!

Entrar em Correio Nagô

Translation:

Publicidade

Baixe o App do Correio Nagô na Apple Store.

Correio Nagô - iN4P Inc.

Rádio ONU

Sobre

© 2019   Criado por ERIC ROBERT.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço